lunes, 30 de marzo de 2009

Salesiano

"No hay otros paraísos que los paraísos perdidos"
Jorge Luis Borges

Era un colegio ubicado entre el barrio de San Antonio y la colonia Santa María. Una zona de la ciudad de Puebla en la que vivía mayoritariamente gente de escasos recursos. Una zona de viejas vecindades más que de casas solas. Un rumbo peligroso que era azotado por bandas de delincuentes como Los Pitufos. Ni Don Bosco mismo hubiera elegido un mejor lugar. El sitio ideal para un colegio Salesiano.
No sé exactamente cómo llegamos ahí mis hermanos y yo. La historia que yo recuerdo es que el abuelo Emmanuel había estudiado con los Salesianos y que les guardaba cariño y admiración como educadores. Debe haber algo de cierto, ya que los hermanos de mi madre estudiaron con Salesianos, e incluso tuvimos un tío sacerdote de esa orden. El caso es que ahí pasé nueve años de mi vida de estudiante.
Mi primer recuerdo en el colegio Salesiano es una misa. No es una impronta en la memoria derivada del éxtasis religioso, sino del arrobamiento musical. En la escena que recuerdo, estoy en el segundo piso del auditorio, que se convertía en capilla para las celebraciones religiosas, y un grupo de jóvenes músicos empieza la misa tocando una canción que me eriza la piel. Veo y escucho una guitarra eléctrica color rojo que brilla ante mis ojos bien abiertos, un bajo y un piano eléctricos, una batería que hace redobles propios de un grupo de rock. La batería la toca un hombre relativamente joven pero de copiosa barba y larga cabellera. La melodía es pegajosa y un pequeño coro, canta algo así como “…toquemos nuestras guitarras, aleluya”. Es un recuerdo vívido. No me parece una misa, me parece un evento musical, una celebración -no como las misas a las que asistía en domingo, más parecida a un velorio que a otra cosa-. Era una música hermosa interpretada por un grupo que a mí me parecía algo así como los Beatles.
El Salesiano fue el colegio que me hizo cantar. En el cuarto año de primaria, el padre Valenciano pasó salón por salón haciendo a cada alumno un breve ejercicio de vocalización. Yo fui de los elegidos para formar un coro de aproximadamente veinte niños y jóvenes que cantábamos en Latín, sólo acompañados de un piano. Estas canciones eran para recitales, no para las misas. Pero ahora ya también era parte del coro que en las misas entonaba las canciones que tanto me gustaban.
El Salesiano fue el colegio que me dió al líder idóneo. Cuando se fue el padre Valenciano, el joven de la barba y el pelo largo, el maestro Carlos Castro, se hizo cargo del coro y no sólo eso, en buena medida, se hizo cargo de la vida de todo aquel que lo quiso seguir. Lo seguimos a la cima de la Malinche, lo seguimos al Popo, lo seguimos a los laboratorios del colegio con ranas, palomas y conejos, lo seguimos con su coro -un coro que creció en tamaño, calidad y alcances- a la ciudad de México, a la casa de la cultura, al auditorio al aire libre en los fuertes de Loreto y Guadalupe, y donde todo lugar en que nos quisieron recibir. Lo seguimos hasta que nos graduamos y muchos otros lo seguimos todavía después de graduados, como nuestro dentista, nuestro compañero de grupo musical, nuestro amigo, nuestro guía. Un día, quizá ya muy cansado, se hizo a un lado, pero aun hoy día, le seguimos.
El Salesiano fue el colegio que me hizo enamorarme del fútbol. En primero y segundo de primaria veía jugar a “los de secundaria” y soñaba con ser como ellos, con jugar así de bien, con pegarle a la pelota tan fuerte como ellos. Y cuando llegó mi oportunidad la aproveché; jugué tanto como pude, hasta el límite, le saqué todo el provecho que pude al famoso “campo de tierra”. Un campo pedregoso, árido, en el que controlar un simple pase era todo un reto. Jugar en campos de pasto en la preparatoria, además de un lujo, me resultaba bastante más simple después de haber jugado en este campo de tierra. Un campo que lo mismo fue el escenario de partidos de fútbol que lugar oficial de las broncas entre alumnos, nuestros pleitos equivalentes a las “batallas en el desierto” de José Emilio Pacheco.
Podría pasar horas escribiendo sobre estos nueve años; escribir sobre todos los maestros inolvidables, con verdadera vocación para formar jóvenes, quienes, por tradición salesiana, ahora son recordados más por sus apodos que por sus nombres (el toro, el exorcista, el toques, la muerte, dulce poli, la morsa, etc); de los padres Salesianos que pasaron por ahí, cada uno dejando una huella; del “señor de la tiendita”, a quien el padre Valenciano le decía “El Dominus”; de don Pablito, encargado de la limpieza de los salones; del “Firus” que es en parte responsable de la gastritis que me aqueja como adulto; de la señora de “las garnachas” de enfrente del colegio y de tantos otros personajes a los que mi memoria ha perdido.
Sólo diré, a modo de resumen, que en la ceremonia de graduación de secundaria, después de abrazar a todos nuestros profesores, los compañeros nos abrazamos entre nosotros y lloramos como niños, sabiendo que era el fin de una etapa, que no había vuelta atrás, que nada sería igual de ahora en adelante, que habíamos perdido un paraíso.

33 comentarios:

  1. Atestiguo como uno más de los que lloró esa noche de la despedida lo que me tocó vivir en ese colegio y las personas que me marcaron...al igual que a tí, a Carlos Castro Páramo un recuerdo cariñoso como la figura que sin querer me impulsó a ser maestro, nadie como él. Pero también recuerdo con más cariño a esos chamacos de saco azul y pantalón gris que me hicieron un adolescente feliz (seguro faltan y perdón de antemano si no me acuerdo de su nombre completo): Pablo López Calva, Jaime Antonio Cabrera Astete, Gerardo Carlos Labat Párez, Manuel Morales, Martín Morales, Miguel "el Jarocho", Joaquín "el socio", Jaime González Carlos, Eduardo Rosas Hernández, Benjamín Dolores Palacios, Carlos Félix, etc.
    A todos ellos un abrazo fraterno dond quiera que estén...

    ResponderEliminar
  2. Algunos otros nombres son: Alfonso Segura, Enrique Gallegos, Francisco Montaño, Fernando Vega, Julio Luna, Adrián Armenta, Ricardo López Varela, Ricardo Saldaña, Gerardo Polanco, entre otros tantos que marcaron nuestras vidas y cuyos nombres ahora mismo no vienen a mi mente. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  3. Perdón, Erik Hermann Guevara, el gigante noble, mi compañero desde primero de primaria hasta tercero de preparatoria. Un abrazo Erik donde quiera que estés.

    ResponderEliminar
  4. Pues parece que tenemos muchos recuerdos en común, honestamente al leerte sentimos en la piel todas esas emociones que la música que Carlos Castro Páramo nos enseñó. Nosotras no estudiamos en tu colegio pero mis hermanos "los Casco" sí; sín embargo, al igual que tú, seguimos al maestro Carlos en el coro desde la Casa de la Cultura hasta el Colegio Benavente y al Colegio Alejandría. También disfrutamos de esas misas gloriosas y de los partidos de futbol en esa cancha de tierra en la que mis hermanos también jugaron. Somos salesianas y sabemos que significa esto. Gracias por revivir esos recuerdos y por mantener vivo a nuestro querido Carlos Castro Páramo, maestro, amigo, compañero y cómplice. A muchos de los maestros y compañeros de nuestros hermanos no los tratamos, pero sí los conocimos y por ello los apreciamos. A nosotras también nos toco vivir lo de las palomas, las ranas, los conejos, por que la casa de nuestros papás era el punto de reunion de nuestros hermanos y sus amigos.
    Atentamente
    Coral y Selene Avila, hermanas de "los Casco".

    ResponderEliminar
  5. Hola Pablo, tal vez no te cuerdes de mi, mi nombre es Angel Filisola Celon, egrese del Trinidad 1 año antes q tu, y te doy la razon ya q a mi gusto fueron los mejores años de mi vida, y la marcaron para bien hasta la fecha, y sobre todo el grandioso recuerdo del Maestro Carlos Castro, una gran Maestro, amigo y una sin igual persona, claro aunado el recuerdo de todos aquellos de nuestras generaciones, esos reñidos torneos de fronton, o las prooyecciones en la respectiva sala hasta el ultimo piso del edificio, y asi infinidad de eventos y aventuras....vaya q si fueron unicas....Saludos.....

    ResponderEliminar
  6. Gracias Selene y Coral. Me acuerdo del apellido Casco, pero el tiempo ha borrado los rostros. De cualquier forma un abrazo para ellos y gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Ángel: la verdad es que no te recuerdo, pero qué gusto saber que un ex alumno se "tope" con este texto y pueda revivir viejos tiempos. De eso se trata la lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pablo este es un intento para saber si recibes este message
    Soy David Cisneros (Gansito)
    Osnag17@yahoo.com

    ResponderEliminar
  9. Pablo, Gracias por hacer esto posible... ayer por casualidad encontre esta pagina y despues de leer un poco no pude evitar la nostalgia que se siente al recordar la magia de todos esos gratos mementos vividos en el T.S.S. Especialmente cuando todos comentamos algo del mejor maestro y amigo Carlos Castro "el Chivo"... de hecho el me lego el sobrenombre de "el gansito" y debo decir que El es uno de los personajes mas trasendentales en el curso de mi vida; no se si te acuerdes de mi pero quiero enviarte un abrazo a ti y a todos los que alguna vez compartimos parte de nuestra vida el el colegio Salesiano.

    ResponderEliminar
  10. Gracias David. Recuerdo muy bien el apodo, pero no recuerdo tu rostro. Ya ves con el paso de los años todo se va borrando poco a poco. Si conoces a otros alumnos del salesiano platícales de este blog, así al menos nos reunimos por este medio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Yo tambien estoy tratando de recordar... estaba en tu grupo "la gallina", Rosas Meneses, Cayetano, Celis, ? Te recuerda algo "sabi"?
    Yo era Baba en la obra "Ali-Baba y los 40 del coro" recuerda con carino los recuerdos de los muchos recitales, Queretaro ... recuerdo a Gabriel, a Luis el "pollito" Bueno, ya me dejaras saber pero me sera dificil encontrar mas companeros ya que deje Puebla hace mas de 2 decadas... ah! Tambien saber que ha pasado con Carlitos C. ? GRACIAS una vez mas!

    ResponderEliminar
  12. Saludos Pablo, es grato poder llegar a los viejos amigos salesianos por media de blog, espero no ser desatinado cuando uso un apodo en lugar de un nombre (disculpas por mi mala memorial) no es con mala intension. Bueno Gabriel tocaba el bajo, uno de ustedes la bateria, cierto? En el coro tocabas o cantabas ...? Creo que saberlo me hubicara mejor ... asi como tambien quisiera saber de Carlitos Castro pues me gustaria localizarlo...
    Ah! por cierto, lei algunos de los parrafos que escribes y me parecieron muy entretenidos e interesantes... diferentes; haces mension constante a la conducta que en sociedad hemos adoptado sin conciencia! FELICITACIONES!

    ResponderEliminar
  13. David:
    Carlos Castro falleció hace unos diez años, de cáncer pulmonar. Muy joven, lamentablemente. Mi hermano Luis Felipe tocaba la batería, Enrique era parte del coro y Gabriel tocaba el bajo. Yo soy mayor que ellos tres, dos años mayor que Luis Felipe, y también estuve en el coro, desde cuarto de primaria con el Padre Valenciano, hasta tercero de secundaria, ya con Carlitos. En total fuimos seis hermanos que estudiamos en el Salesiana, lod dos mayores son Bernardo y Martín.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Pablo: Aprecio que contestes mis preguntas... hace mucho tiempo, mientras dormia me veia en el coro y logicamente Carlos estaba ahi... ahora entiendo porque; saberlo es impactante y a decir verdad no lo esperaba... pero los recuerdos quedan y alguien muere solo cuando es olvidado y Carlitos nunca dejara de estar presente en la vida de todos los que lo conocimos!
    Un afectuoso abrazo a la Familia Salesiana en especial a la Familia Lopez Calva.
    A ti Pablo te deseo lo mejor y seguire leyendo lo que escribes... GRACIAS por compartirlo!

    ResponderEliminar
  15. Caray.. ayer en un "click" hice un viaje al pasado en los renglones de tus recuerdos, soy Francisco Lobato; sali de la TSS al terminar sexto de primaria, con el Profesor Jose Luis, fui amigo de Edgar Ibarraran, de Gerardo Cabrera, de Ricardo saldaña, Ricardo Varela y de Ochoa... a ti te recuerdo como el casi siempre primer lugar de la clase. Recuerdo Bien al Padre Valenciano y a su sucesor, el padre Miguel Mendoza Montes. Coincido en reconocer al Metodo Salesiano como formador de bases sólidas, nunca se borraron, igual que los buenos recuerdos. Un gusto saludarte.

    ResponderEliminar
  16. Francisco: Te recuerdo perfectamente. ¿Qué ha sido de tí? Recientemente, después de 30 años de no verlo, me encontré a Ricardo Varela. Una amistad en común nos "presentó". No nos hubiéramos reconocido mutuamente. Estamos muy cambiados físicamente (más gordos y cansados). Tenemos el proyecto de hacer una reunión de ex salesianos. Te dejo mi correo pablo.lopezcalva@gmail.com
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. El grupo del colegio en facebook: http://www.facebook.com/#!/groups/237690666261474/

    Ojalá al menos le pongan el nombre de Carlos Castro al auditorio, si no es que a la escuela. Quieren hacer un homenaje el 29 de enero de 2012

    ResponderEliminar
  18. Hola, me gustaría saber si saben algo del Padre Valenciano ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Padre Alfonso Valenciano Ramírez oficia misa en una iglesia ubicada en la 17 Norte, entre 8 y 10 Poniente o entre 6 y 8 Poniente. Específicamente misa de 1 de la tarde. Saludos

      Eliminar
  19. Hola Pablo, me gustaría saber si tienes alguna grabación de los conciertos con el Maestro Carlos Castro Páramo, de igual forma si sabes algo de un homenaje para él. Saludos, Selene Avila (hermana de los Casco).

    ResponderEliminar
  20. Hola Pablo te mando un saludo y realmente describes el sentimiento de muchos de nosotros.
    Fueron momentos muy gratos. En diciembre fui a una reunión que organizaron Victoriano, Joaquin, Luciano y más gente y realmente vale la pena, tengo entendido que en Febrero van hacer otra y respecto a lo de las grabaciones del coro Segura llevo unas que tiene, también fotos donde salimos con el de sociales espero verte en la próxima si la organizan ya k yo me voy de regreso hasta abril te mando un fuerte abrazo Jaime Glez. Carlos

    ResponderEliminar
  21. Me dio mucho gusto leer tus vivencias en el colegio salesiano mejor descripcion no hay, creo que todos los que estudiamos ahi tenemos el mismo recuerdo y como siempre festejando esta fecha tan importante y la del 24 de mayo de maria auxiliadora, aun faltan mas alumnos por nombrar y que los tengo muy presente (adrian xochicale, francisco ruiz garcia), tal vez no eramos los mas sobresalientes pero que formamos partes de ese todo...saludos

    ResponderEliminar
  22. Hola yo viví también la hermosa experiencia del Colegio Salesiano Trinidad Sánchez Santos, soy de la generación 84-93. Gocé de la enseñanza de maestras y maestros inolvidables y la fuerte disciplina del Padre Antonio Huerta Jaimies y posteriormente del Padre Salvador Hernandez Fonseca, nombres muy queridos como la Maestra María Dolores Quiroz "Lolis", Hilda Olea Diaz, Raúl Mercado "Cacahuate", María del Rayo de la Cruz Enriquez, Ariel Hernandez, Leonel Sánchez Peña, todos ellos en orden de 1o a 6o de primaria y con mucho respeto con los apodos. Es secundaria Carlos Balbuena "Pinocho", Rafael Ortiz Luviano, Araceli Campos, José Luis Lepe, Carlos Castro Paramo... Y perdón si no recuerdo más nombres pero sin duda puedo decir que el Maestro Castro es un muy agradable recuerdo para cualquiera de mi generación y de muchas otras anteriores. Recuerdo nombres de mis compañeros desde 1o de primaria con quienes viví grandes amistades y también enemistades, saludos para Julio GalindoRomero, Juan Carlos Hernandez Morales, Jesús Hernandez Vázquez "Chuy", Adrian Sánchez Bernal, Luis Fernando Sandoval Hernández, Alejandro Gómez Hernández, José Luis Herrera Tecayehuatl, Carlos Enrique Duran Bernal, Omar Ramírez Rojas, José Luis Ramírez Guevara, Gustavo Hernández Bautista, Abraham Romero Ibarra, Juan Carlos Aguilar Parra, Aldo Conde Esparragosa, Ricardo de la Rosa, Juan Carlos Moro Armas, Olegario Batalla Juarez, David Alejandro Yarce Cerón, David Muñoz Abad "Españole", Roberto Martínez Reyes, Arturo Pacheco Olmos, Jair Villalobos Gonzalez, Juan Pablo Tepanecatl Hernandez, Uriel Rubi Joven, Oliver Briones Balderas, Amado Montiel Hernández, Israel Romero Pérez, Nicolas Camargo Salas, José Yamil Rivera García, Carlos Ernesto Rosas Torres, Miguel Darío Morales García, Edgar Calva, César Carreón Nava, etc... Lamento no recordar a todos. Seguro recordarán la Estudiantina que formó el Maestro Leonel Sánchez por el año 89, también forme parte del Coro con el entrañable amigo Maestro Carlos Castro también en el periodo del 89-90 y todavía formado por TSS, Benavente y Alejandría. Por cierto mi nombre es Raúl Ramírez Huerta, tengo en mi poder una grabación de un concierto del coro que con gusto puedo facilitar a quien me lo pida. Lo recibí de manos del propio Maestro Castro en su famoso consultorio de la 3 poniente. Contacto en Facebook "Rulax RH" o e-mail kozmic1@hotmail.com, Yo busco que me faciliten fotos de la escuela, maestros, alumnos y obvio, en las que aparezca yo :). Un cordial saludo a todos y deseo una vida feliz para ustedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir. Yo fui de la generación que se graduó de secundaria en 1981. Pero algunos apellidos que mencionas me suenan. Seguro que son hermanos de algunos conocidos. Saludos.

      Eliminar
  23. Hola, yo no estudié precisamente en ese colegio salesiano, pero sí en el Don Bosco del Distrito Federal. Los perfiles que lograron los salesianos con nosotros son los mismos. Justo hace 15 días celebramos los 35 años de graduación de la preparatoria, que agradables momentos, la amistad de salesianos siempre vive.

    Ya se encontraron... reúnanse!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hemos reunido dos veces al año en los últimos años y ha sido una gran experiencia. Saludos!

      Eliminar
  24. Perdón, olvidé mencionar que entré a este blog tratando de saber algo del RP. Miguel Mendoza Montes, ¿alguien sabe de él?

    SAludos

    ResponderEliminar
  25. Hola amigo mi nombre es GUSTAVO ARIZMENDI SANCHEZ, fui compañero de generación de Juan Martín López Calva, los hermanos Brito, Zarazua Islas y tambien recuerdo mucho al maestro Carlos Castro Páramo que no obstante haber pasado mas de treinta años de haberlo conocido sigue en mi mente el recuerdo de las catédras que nos proporcionaba tanto de la materia de biología, de laboratorio y de artísticas, así como las hermosas misas que el impulsaba con el coro y el grupo musical en nuestro colegio salesiano, hoy tengo 53 años de edad y debo decirte que sigo siendo católico, salesiano de corazón, pero nunca he vuelto a vivir la emoción de las misas que eran conducidas por el maestro Carlos Castro y su grupo musical, te felicito por haber escrito estas líneas y como a muchos salesianos más que pasaron por el colegio fundado por Don Bosco, y con el padre Alfonso Valenciano Ramírez, el maestro Carlos Castro Páramo marcaron nuestra vida para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le voy a comentar a Martín, seguro que se acuerda de ti. Yo tampoco he vuelto a vivir la emoción de misas como aquellas. Tienes razón, nos marcaron de por vida. Gracias por tu comentario. Saludos!

      Eliminar
  26. Hola me llamo Antonio Guerrero Habib (el apache) sus comentarios me regresaron a una época ya casi borrada de mi vida, yo forme parte de el coro y fue toda una experiencia, un saludo muy afectuoso.

    ResponderEliminar
  27. Me acuerdo del apodo (El apache), ¿Te graduaste a fines de los 70's? Creo que fuiste compañero de mi hermano Martín pero no estoy seguro. ¿Qué tal a la salida las jícamas con chile del "Firus" y la señora de las garnachas? Saludos.

    ResponderEliminar
  28. en efecto yo estuve en la primaria con tu hermano Martin y esas jicamas eran un vicio tambien estuve con Nelson Loranca V , pero como perdi un año tuve otro grupo de compañeros Agustin Valbuena, Sergio Gonzalez carlos, los hermanos Lopez de la Fuente Dufau y otros de los que ya no recuerdo sus nombres pero en el momento que los recuerde los pongo acá, te mando un afectuoso saludo y te deseo lo mejor

    ResponderEliminar
  29. Hola Pablo: Mi nombre es Valentín Pineda, también estudié en la Trini y fui parte del coro de 1988 a 1990.
    Recién se está generando un nuevo intento para hacerle un homenaje a Carlos Castro, tenemos un grupo de whatsapp y si aún está activo este blog sería muy bueno que a partir de quienes felizmente lo han encontrado se enteren de lo que se pretende hacer. Mi cel es 2224463712 si quieres contactarte conmigo y para que te pueda contactar con el organizador de este intento.

    ResponderEliminar